Atari, una historia de amor

atari Allá por 1988 comenzó mi relación con los videojuegos, una que confieso no le veo final. Entre las consolas y yo existe el más firme contrato nupcial de “hasta que la muerte nos separe”, algo de lo que pueden dar fe mis amigos más cercanos.

Sigue leyendo