Los blogs en el debate público cubano: despejando el marabú mental #BlogazoxCuba

Creced y multiplicaos, dijimos, y las máquinas crecieron y se multiplicaron. Nos habían prometido que trabajarían para nosotros. Ahora nosotros trabajamos para ellas. Multiplican el hambre las máquinas que inventamos para multiplicar la comida. Nos matan las armas que inventamos para defendernos. Nos paralizan los autos que inventamos para movernos. Nos desencuentran las ciudades que inventamos para encontrarnos. Los grandes medios, que inventamos para comunicarnos, no nos escuchan ni nos ven. Somos máquinas de nuestras máquinas. Ellas alegan inocencia. Y tienen razón.

Cuando Don Eduardo Galeano escribió estas líneas para su libro Espejos, logró el retrato perfecto de la sociedad moderna en que vivimos. Y es que las máquinas que hoy nos ocupan, que han logrado el desvelo de la mayoría de los que estamos en esta sala al transportarnos a las prometidas autopistas de la información, devienen un revolucionario instrumento de comunicación, muchas veces mal utilizado.

Sigue leyendo